MENU
 
22107
post-template-default,single,single-post,postid-22107,single-format-standard,stockholm-core-1.1,select-theme-ver-5.1.8,ajax_fade,page_not_loaded,side_area_slide_with_content,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Aspectos acústicos en el Sistema BREEAM II

Como continuación del análisis de los aspectos acústicos de los distintos esquemas que contempla la certificación BREEAM, trataremos en este artículo los centrados en la nueva construcción.

El Manual BREEAM ES NUEVA CONSTRUCCIÓN es aplicable a edificios de nueva construcción destinados a oficinas, industria, comercio, sanitario, educativo, deportivo, cultural, hotelero, recreativo, judicial, etc. Los aspectos acústicos se dividen en dos apartados:

  • Atenuación de ruidos, incluido en el capítulo 5 de la sección de Contaminación.
  • Eficiencia acústica, incluido en el apartado 5 del capítulo de Salud y Bienestar.

El estudio del ruido ambiente en fase pre-construcción permitirá cuantificar la elevación del nivel generada por cada fuente de ruido propuesta.

En este artículo analizaremos los correspondientes al primer apartado, ATENUACIÓN DE RUIDOS, centrados en reducir la posibilidad de que los ruidos derivados de las instalaciones del nuevo edificio afecten a edificios cercanos sensibles al ruido.

La máxima puntuación que genera este apartado es de 1 punto, obteniéndose automáticamente si se demuestra que no existen ni existirán en el futuro zonas o edificios sensibles al ruido en un radio de 800 m de distancia de la nueva edificación. Bastará con presentar un informe en fase de diseño justificando lo indicado y evidencias fotográficas una vez ejecutada la obra.

En el caso de que se prevea afección a otras edificaciones se ha de llevar a cabo por un lado, una evaluación de los niveles de ruido ambiental (sonido residual) existente en la edificación sensible al ruido identificada como la más cercana o la más expuesta. Este trabajo, que ha de ser desarrollado por un técnico acústico con cualificación adecuada, se basa en la realización de una campaña de medidas del ruido de fondo de conformidad a la norma UNE-EN ISO 1996-2:2009 o cualquier otro estándar aceptado.

Por otro lado se debe llevar a cabo un estudio de las fuentes de ruido propuestas en el nuevo edificio. Para ello desde Ecos del Pisuerga se propone el empleo de un software predictivo de ruidos en exteriores, con métodos de cálculo aceptados por las autoridades competentes, que estime la afección de cada fuente de ruido sobre los edificios identificados en la fase anterior. Los valores calculados deberán ser comprobados «in situ» una vez finalizada la obra.

En estos casos se obtendrá la puntuación máxima si la fuente de ruido propuesta no eleva + 5 dB durante el día y + 3 dB durante la noche el nivel de ruido ambiente. También permite la obtención del punto si, a pesar de superar la fuente el ruido residual, se interponen medidas correctoras sobre el emisor hasta que se cumpla el criterio anteriormente indicado. Para demostrar esta última parte el Manual establece informes, planos y evidencias fotográficas sobre las medidas de atenuación propuestas por el técnico acústico.

El Dpto. de Ingeniería de ECOS en colaboración con su Laboratorio de Ensayos Acústicos acreditado por ENAC darán conformidad a esta parte del sistema de certificación BREEAM de su proyecto. Haznos tu consulta a través del blog o si lo prefieres contáctanos.

No Comments

Post a Comment